Introducción

Para diversas aplicaciones matemáticas existe un teorema fundamental, y para el póker también aplica un tipo de cálculo y táctica.

teorema fundamental del póker
El Teorema Fundamental del Póker explica matemáticamente las nociones básicas del póker.

En primer lugar lo que se debe saber es que el póker, al igual que todos los juegos de cartas o naipes, es considerado un juego de información incompleta, pues no logramos ver lo que tiene nuestro oponente, a diferencia de otros juegos como el ajedrez o las damas, en el que vemos el escenario y las posibilidades generales de todos los jugadores.

En este caso hay que tener en cuenta que si en los juegos de cartas lográramos ver la partida del oponente entonces tendríamos un juego matemáticamente exacto,  en el que cada jugador que se desvinculara o se desviara de su método de juego perdería las posibilidades de ganar y aumentaría las expectativas de éxito del oponente.

Pero en el póker esto no es así, allí los vacíos de información son imprescindibles y es en ese momento en el que entra a jugar el llamado teorema fundamental del póker.

Esencialmente en el póker esto va así: cada vez que un jugador juega una mano de manera diferente de la forma en la que hubiera jugado si pudiera ver las cartas de su oponente, este gana; en caso contrario cada vez que la persona juega una mano de la misma forma en la que hubiese jugado si pudiera ver las cartas de su oponente, perdería.

Este teorema fundamental del póker se aplica esencialmente cuando una mano se ha reducido a una competencia entre el jugador y un solo oponente.

A continuación un video sobre la varianza en la teoría del póker que está relacionado con la noción de información incompleta:

Qué es un teorema fundamental del póker

Para entender a lo que se refiere el teorema fundamental hay que darse cuenta de algo y es que si por alguna razón en una partida de póker tú oponente logra ver qué mano tienes, existiría una jugada precisa para que resulte victorioso, pero no sucede así y es allí donde la imaginación y la astucia entran al juego.

Por ejemplo si una partida de sorteo el oponente vio una palmada antes del sorteo el juego indicado sería lanzar un par de ases cuando se apueste, y llamar antes sería un error, esto no necesariamente significa que el oponente haya jugado mal, solo significa que jugó de manera diferente a como hubiese jugado si hubiese visto tus cartas.

Errores de acuerdo al teorema fundamental del póker

Es importante saber que se pueden cometer errores con respecto al teorema del póker, pero que esto necesariamente no significa que se juegue mal, sino que nos referimos a errores  de un juego bastante extraño en el que es determinante la forma en la que harías las jugadas si pudieras ver las cartas del oponente en una partida.

En el póker de expertos o también llamado póker avanzado, constantemente tratas de hacer que los oponentes jueguen de una manera, que realmente sería incorrecta si ellos supieren el contenido de tus cartas.

En cada oportunidad de juego en el póker, en la medida que juegan de manera correcta sobre la base de lo que realmente tienes en mano, estás perdiendo.

Por ello y de acuerdo al teorema de este juego, se juega como ganador en la medida en la que se juega lo más cerca posible a cómo lo harías si estuvieras viendo las cartas de tus oponentes, pero intentas que ellos jueguen lo más diferente posible a este nivel.

Para lograrlo es necesario que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Lograr la lectura de manos y jugadores con la más cercana precisión posible, esto debido a que de acuerdo al teorema de póker mientras más te acerques a averiguar la mano de la otra persona menos errores de teorema se cometerán.
  • Hay que jugar de forma engañosa, pues mientras más alejes a los oponentes de lo que realmente tienes en mano, más posibilidades de ganar tendrás.

Botes de múltiples vías

El teorema del póker aunque aplica esencialmente a botes de dos vías, es mayor en botes de múltiples vías, esto debido a que en los botes de varios modos la situación frente a dos o más oponentes hace que crezca el deseo de que varios o todos ellos jueguen como lo harían si realmente supieran lo que tienes en mano, todo esto como parte de una estrategia más osada.

Un ejemplo de ello se evidencia en una partida en la que puedes tener un 30 por ciento de posibilidad de ganar el bote y el oponente principal tiene una posibilidad de un 50 por ciento de ganar, mientras que el segundo oponente tiene una probabilidad de un 20 por ciento; no importaría apostar si con ello se logra que el oponente principal gane con la mejor  mano, si con eso se obliga  que salga. 

En ese caso es probable que las posibilidades del oponente principal pueden aumentar significativamente a un 60 por ciento pero las tuyas también pueden llegar a aumentar en un 40 por ciento, dado a que ambos jugadores se han visto favorecidos ya que el secundario puede llegar a apostar algún par de ases.

Ya en esa parte del juego el oponente principal tendría dos pares y el secundario un empate recto.

Ee ese caso sería conveniente que el oponente principal sepa que solo tiene ases, pero no arriba, por lo que allí éste subirá y expulsará la escalera, de manera en que las probabilidades pueden llegar a ser suficientemente favorables para que se llame a subida y así te despreocuparías porque el oponente secundario llegue a hacer una recta.

Es claro que para los principiantes el teorema fundamental del póker no es algo tan sencillo de digerir, pero para los expertos ésta es una fórmula magistral para lograr conducir las partidas más complicadas a su favor, teniendo en cuenta que siempre la fórmula aplicará correctamente de acuerdo al caso o tipo de partida en la que se está jugando.

Es decir y como lo indicamos, el teorema fundamental del póker puede llegar a dar resultados positivos o negativos dependiendo del tipo de juego, la estrategia y táctica.

Bibliografía