¿Es tan importante la suerte en el poker?


Desde tiempo remotos y en ámbitos dispares, el hombre siempre ha buscado la suerte o como mínimo, cumplir con los típicos rituales para no tener mala suerte.  Sin ser tan drástico como durante el esplendor de las culturas precolombinas (aztecas, mayas e incas) que incluso llegaban al sacrificio de personas, en la actualidad no son extraños algunos  rituales como tener una herradura delante de una puerta, no vestirse de amarillo antes de un acto importante,  o expresiones como “tocar madera” o  “cruzar los dedos” .

¿Quién no tiene un número de la suerte? En las culturas occidentales asociamos el número 13 con mala suerte, mientras que en China el 8 es el número de la suerte. Una de las principales cuestiones en el mundo del poker es, si podemos considerar el poker como un juego de habilidad o de suerte.  Incluso muchos jugadores profesionales consideran al poker como un deporte más. Esto supondría la necesidad de crear federaciones y la no exclusividad del poker en los casinos.

Pero objetivamente, ¿es el poker un juego de suerte o no?

Si nos basamos en que en el poker intervienen factores como: barajas las cartas, repartirlas, queda claro que quien tenga mejores cartas tendrá más facilidades de victoria, y eso depende de la suerte. Pero en el poker tenemos que considerar otros aspectos, tales como: las matemáticas, la lectura de la mano y el tiempo.

Las matemáticas nos ayudarán a tomar decisiones en algunas situaciones, ya que fácilmente podemos saber cuál es la probabilidad que tenemos para completar nuestro proyecto y obtener una jugada ganadora.

La lectura de la mano no es una ciencia exacta pero nos ayuda a acotar el rango de manos que puede llevar nuestro rival. La lectura de manos es fruto de asimilar toda la información de la que disponemos y no es una sensación subjetiva del estilo: “Creo que no llevas nada, te pago”.

El tiempo minimiza la suerte. Quizá un dia un buen jugador pierda muchas manos debido a una carta que entró al final cuando lo tenia todo a favor. Eso pasa a menudo, pero a largo plazo, la estadística se impone y la balanza se decanta hacia el jugador con habilidades para el poker.


Con la llegada de Internet y la posibilidad de jugar en varias mesas a la vez, a una alta velocidad y las 24 horas del dia, comporta que los resultados lleguen más rápido que si se juega en vivo.

Conclusiones:

Es innegable que la suerte influye en el juego, pero simplemente la existencia de los jugadores profesionales es indicatoria de que el poker es un juego de habilidad.  Dichos jugadores recurren a las matemáticas y a una buena lectura de la mano para disminuir el efecto de la suerte. Además, a largo plazo, cuando el número de manos jugadas es muy alto,  la mala suerte quedará compensada.


Por lo tanto, podemos afirmar que el poker no es un juego de azar, a pesar que para muchos países o naciones legalmente esté considerado como tal.