Cambiar de estilo

Sea cual sea el estilo que te guste y que practiques, no puedes limitarte en exclusiva a él. Tus rivales van a estar siempre atentos y te observan todo el tiempo intentando descubrir lo que haces, es obvio que tú debes hacer lo mismo con ellos. Una vez que te hayan etiquetado, sería como jugar con las cartas boca arriba, sabrán a la perfección lo que haces y lo significan tus apuestas y movimientos, te tendrán muy controlado, y a partir de ese momento ganarás botes pequeños, eso sí, pero perderás los grandes.


Una vez que empieces a modular tu estilo, sin embargo, descubrirás una de las enormes paradojas del poker, ganarás el dinero mucho más fácil cuando juegues en un estilo contrario al que desarrollas con normalidad. El jugador conservador tendrá gran éxito robando botes y haciendo “bluffs” (jugar de farol, realizar apuestas con una jugada peor que la del o los rivales, esperando que tiren sus cartas y llevarnos el bote sin tener que enseñar las nuestras), porque los demás jugadores creerán que de verdad lleva manos buenas. El jugador súper agresivo verá como sus buenas manos serán pagadas porque nadie se creerá que ha dejado de jugar con manos marginales y ahora está jugando con buenas manos, y esto le reportará grandes beneficios.


¿Cuándo es el momento de cambiar de un estilo a otro? No hay una respuesta concreta para esta pregunta. Dependerá de lo rápido que reaccionen los rivales a tu estilo de juego habitual. Si juegas manos sólidas, y la gente sigue haciendo “call” (igualar la apuesta o apuestas que han hecho otros jugadores) no hay necesidad de cambiar. Lo mismo ocurre si estas robando botes y nadie lucha contra ti. Sigue jugando en tu estilo natural hasta que ya sientas que algunos de los jugadores han adoptado una determinada actitud contigo. Entonces cambia. Espera a volver a cambiar hasta que hayas tenido que enseñar las cartas un par de veces que revelen tu nuevo estilo. Jugando así, nadie podrá controlarte ni saber realmente lo que estás haciendo, te convertirás en un peligro para la mesa en cada mano que participes ya que será imposible que averigüen ni intuyan tus cartas.
Te ganarás el respeto de la mesa, y poco a poco te irás adueñando de ella y todas las fichas irán cayendo de tu bando, que en definitiva, es de lo que se trata.

Estos cambios de estilo de juego son muy eficaces para torneos en vivo, en Internet la cosa cambia un poco, porque continuamente nos están cambiando jugadores de la mesa y crearnos una imagen definida es más complicado, pero aun así, es igualmente válido y aplicable, en salas de poker on line como Poker Stars tienes torneos de todo tipo, a todas horas y de cualquier “buy-in” (precio que se paga como inscripción a un torneo de poker) para ir probando estos cambios de estilo, enseguida notarás importantes mejoras en tu juego y en tus resultados.